5/10/2010

Recibiré postales del extranjero, tiernas y ajadas, besos, recuerdos, ¿Como están todos? Te echo de menos, como pasa el tiempo. Seremos otros, seremos más viejos y cuando por fin me observe en tu espejo, espero al menos que me reconozca, me recuerde al que soy ahora.
Aquellas manos, aquel hombre, aquel invierno no paraba de llover -Perdona que llegue tan tarde, espero saber compensarte; estás tan bonito, te invito un café, la tarde es nuestra, desnúdame- Tras el relámpago me decía "Siempre recogeré flores en tu vientre". Otra mujer dormirá contigo y dará nombre a todos tus hijos. Ven, acercate a mí, deja que te vea que otras primaveras te han de llevar muy lejos de mí. ¡Vértigo, que el mundo pare! Que corto se me hace el viaje. ¿Me escucharás, me buscarás cuando me pierda y no señale el norte la estrella polar?.
Las frías mañanas en la facultad tu casi siempre huías conmigo al bar y me enfadaba si preferías el aula a mi compañía. Sobre la mesa botellas vacías, que sano es arrancarte esa risa y ahora cambiemos el mundo, que tu ya has cambiado el mio. ¿Que haré cuando te busque en la clase y mi eco me responda al llamarte? Otros vendrán y me dirán que te marchaste, que te cansaste ya de esperar.

4 comentarios:

Alex dijo...

ouuu! me gusta tu blog!^^
te sigo ok?
pásate x el mio:$:$
http://romancesdeunan0ta.blogspot.com/

Xoxo

ian dijo...

Tu deseo de que el mundo se detenga me hizo acordar a un cuentito de Wells, en el que un tipo detiene el mundo y, a fuerza de inercia, todo se destruyó.

Gonza. dijo...

qué lindo texto. un beso, ché.

~ Laal ♥ dijo...

Me encantaa todo lo que escribis, no se ni como llegue aca... me gustaria saber si lo escribis por que se te ocurre( si s asi sos muy buena) o si lo sacas de algun lugar (?
Un beso ~